La pesquisa había arrojado información certera acerca del funcionamiento de una organización narco que operaba en la ciudad de Mar del Plata. Con los datos recabados, el Ministerio de Seguridad de la Nación, a cargo de Patricia Bullrich, supervisó un importante procedimiento en el que se desplegaron efectivos de la Policía Federal Argentina y la Policía de Seguridad Aeroportuaria. El resultado: la detención de 15 integrantes que ocupaban distintos roles en el entramado delictivo y la incautación de cocaína y marihuana.
“Este megaoperativo es una demostración bien clara del trabajo que estamos haciendo junto a las fuerzas federales. Investigamos hasta conocer a todos los miembros de las bandas y sus metodologías, para después desplegar a los efectivos que sean necesarios para desarticularlas”, aseguró la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, quien instruyó políticas expresas a la Secretaría de Seguridad que dirige Eugenio Burzaco.
La Operación “Acantilados Blancos” incluyó el despliegue de grupos tácticos y un helicóptero para coordinar 20 allanamientos simultáneos que se llevaron a cabo en la ciudad. El resultado: la detención de 15 hombres y mujeres que ocupaban distintas funciones dentro de la organización, entre los que se encuentra un funcionario exonerado de la Policía de la Provincia de Buenos Aires.
Los uniformados de la Agencia Regional Mar del Plata de la Policía Federal –institución que comanda Néstor Roncaglia- y de la Policía de Seguridad Aeroportuaria, fuerza que encabeza Alejandro Itzcovich, incautaron también picadura de marihuana, cocaína, semillas, plantas de cannabis y elementos de corte de estupefacientes.
La peligrosidad de la banda quedó en evidencia ante el secuestro de una gran cantidad de armas de fuego: dos rifles de aire comprimido, tres escopetas, pistolas y revólveres de distintos calibres, una carabina y municiones. Durante los allanamientos también se hallaron picanas eléctricas y un chaleco táctico de la policía bonaerense.
A instancias del Juzgado Federal de Mar del Plata de Santiago Inchausti se decomisaron además vehículos, dinero en efectivo y equipos electrónicos como celulares, computadoras portátiles y tablets que permitirán continuar estudiando conexiones con el narcotráfico.