La obra de pavimentación que lleva adelante la municipalidad de Gonzales Chaves avanza sin pausa ahora en el sector del nuevo Jardín de Infantes N°907 y la Escuela N°4 Rodolfo Walsh, en el barrio Parque Tantanakuy.

 

Allí ya se terminó de pavimentar Avellaneda, desde Lavalle hasta Juan Elicagaray, y se está preparando el tramo de Juan Elicagaray desde el Jardín hasta la Escuela. Y posteriormente, se harán los cien metros de Calle 4, frente al parque, para completar 11 cuadras de las 12 previstas.

 

En todas estas calles se construyó previamente cordón cuneta y badenes. Una vez terminados los trabajos de distribución y compactación de la carpeta asfáltica la calle queda habilitada al tránsito.

 

Carpeta asfáltica

Respecto de las cuestiones técnicas del pavimento utilizado, la empresa contratista Coince Bahía SA, informó que la carpeta asfáltica es transportada desde Bahía Blanca con una temperatura promedio (de 115° a 120°), para que la mezcla asfáltica tenga la plasticidad necesaria para el amasado y su posterior compactación.

 

En cuanto al proceso de trabajo con la carpeta asfáltica que se utiliza, el secretario de Obras y Servicios Públicos, Luis Arévalo, explicó que primero la calle es “debidamente compactada, y luego se realiza un riesgo con agua para incorporar humedad al suelo”. Después se incorpora lo que se llama el “riego de liga”, que hará las veces de imprimación para poder recibir la mezcla.

 

Arévalo aclara que “siendo que la carpeta asfáltica se coloca sobre calles que ya tienen cordón cuneta, el ´riego de liga´ se realiza sobre la cuneta del cordón, para lograr lo que en obra se denomina ´labio´, es decir, alcanzar una zona de impermeabilidad entre la carpeta y la cuneta y evitar que ingrese agua en esa zona.

 

Una vez tirada la carpeta asfáltica con la máquina “terminadora” se completa el trabajo con el rodillo liso. “Que también tiene la doble finalidad de incorporar vibración para mejorar la etapa de compactación por acomodamiento de partículas finas y gruesas”, detalló.