El intendente municipal, Marcelo Santillán, encabezó el acto homenaje a las maestras chavenses fallecidas hace 31 años en un trágico accidente, oportunidad en la que quedó establecido el día 13 de abril como el Día de la lucha Docente, a través de la Ordenanza N°3388 del Honorable Concejo Deliberante.

 

En la ocasión, la secretaria de la Federación Educadores Bonaerenses, Noemí Teaux, agradeció en nombre de la Unión de Educadores de Gonzales Chaves al Intendente Municipal por haber tenido en cuenta el pedido para que quedara perpetuada esta fecha como un símbolo de la lucha docente, y adelantó que “juntos harán lo posible para el pedido sea considerado por la Provincia”.

 

“El 13 de abril de 1988 murieron trágicamente nuestras compañeras y los choferes del ómnibus, y nos ha dejado un profundo dolor en el corazón que año a año las recordamos permanentemente”, rememoró.

 

Y sumó al agradecimiento al Concejo Deliberante por haber considerado este pedido, y por haberle puesto el nombre de estas personas a calles de la ciudad.

 

Por su parte, el Intendente expresó que “estas personas murieron por un  sueño, que era mejorar la calidad de la docencia”. “Me siento contento porque la gente de Gonzales Chaves y el sector docente reconoce  lo que estas maestras hicieron luchando por los derechos: ellas han dejado semillas en nuestro distrito”.

 

Y agregó: “Cuando me comentaron sobre la inquietud de que debía ser declarado este día como el de la lucha docente me pareció una decisión muy buena,  así como poner el nombre de ellas a las calles de la ciudad”.

 

Y se comprometió a impulsar en la Provincia una ley que reconozca al 13 de abril como el Día de la lucha Docente.

 

Las calles con nombre

 

Las recordadas maestras Alicia Azqueta, Ana María Tano y Elsa Raquel Marochi, y los vecinos Rubén y Edgardo Carrera, tendrán su calle, de acuerdo a la Ordenanza N°3416 que así lo establece.

 

Se trata de las calles “1” y “2”, ubicadas entre Jujuy y Madariaga que llevarán los nombres de Azqueta y Rubén y Edgardo Carrera, respectivamente, y de “3” y “4”, ubicadas en el barrio del Parque Tantanakuy que pasarán a denominarse Marochi y Tano.

 

 “Imponer el nombre es una forma de honrar su memoria y rendir homenaje a quienes luchan por sus convicciones en defensa de los derechos de todos”, expresa la Ordenanza.